Tu tiempo vale oro. ¡No pierdas ni un minuto!

“No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho.” Séneca

¿Te gustaría tener más tiempo? ¿Y administrar mejor tu tiempo? Claro está que no podemos disponer de más tiempo del que tenemos, pero sí podemos aprender a administrarlo mejor.

¿Cuántas veces hemos programado nuestro día con cientos de actividades y al finalizar nos damos cuenta de que no hemos cumplido con nuestro planning? Programar en nuestra agenda un sin fin de actividades no resulta nada productivo cuando esa planificación no es realista.

Empleamos mal nuestro tiempo porque nos olvidamos de nuestros objetivos, de nuestras prioridades, porque no hemos planificado, o porque no hemos respetado las previsiones establecidas. Eso sí, es muy importante que estas previsiones sean siempre realistas y  alcanzables.

La eficacia sólo se puede alcanzar mediante una correcta administración del tiempo del que se dispone. Por lo tanto, podemos afirmar que la clave del  éxito reside en el modo en que administramos nuestro tiempo. Lo importante no es solo lo mucho que has trabajado, sino lo que has terminado, lo que has conseguido, lo que ha dado lugar a resultados concretos. Estos resultados son lo realmente importante.

Pero, ¿qué es una pérdida de tiempo? Cualquier cosa puede ser una pérdida de tiempo, sólo uno mismo puede determinarlo. Perder el tiempo significa, simplemente, hacer algo que es menos importante que otra cosa que se pudiera hacer en su lugar.

La importancia está siempre determinada en función de los objetivos. Una misma actividad puede ser una pérdida de tiempo para una persona y para otra puede llegar a ser el tiempo mejor aprovechado.

Por ejemplo, si mi objetivo es terminar un informe importante que tengo que entregar mañana a primera hora a mi jefe y decido invertir una hora de mi tiempo en echarme una siesta, realmente estaré perdiendo el tiempo. Pero, si mi objetivo es coger fuerzas y descansar porque en unas horas voy a correr la media maratón, esa hora de siesta será un tiempo muy bien invertido.

Me gustaría compartir con vosotros una frase de Bruce Lee que leí hace algún tiempo y que me hizo pensar: “Todos tenemos tiempo para aprovechar y para perder, y es nuestra decisión qué es lo que hacemos con él. Pero ten en cuenta que una vez pasado jamás se recupera”.

Es una gran verdad, de ahí el gran refrán que todos conocemos que dice: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

El tiempo es el más importante recurso finito, no almacenable, perecedero e inexorable del que disponemos los individuos para la consecución de nuestras metas.

Por lo tanto, debemos darle a nuestro tiempo el valor que realmente tiene.

Consulta nuestro programa para la gestión eficaz del tiempo.

¡Nuestro tiempo vale oro!